//
you're reading...
Yo, traductora

La voz fantasma de Hollywood

El otro día mencioné la decepción que supuso para mí descubrir que no era Natalie Wood la que cantaba en West Side Story ni tampoco Audrey Hepburn en My Fair Lady.

Era una cantante y actriz de teatro llamada Marni Nixon que también se encargó de doblar a Deborah Kerr. Pese a tener ya una próspera carrera en los escenarios como intérprete de clásica, tenía prohibido revelar el secreto de la voz de Kerr; lo que me recuerda al personaje de Debbie Reynolds, Kathy Selden, en Cantando bajo la lluvia, donde doblaba a la cacofónica Lina Lamont cuando a Don Lockwood (Gene Kelly) se le ocurre paliar el fracaso de su película, “El caballero duelista”, transformándola en un musical: “El caballero danzarín”.

Y no es que Wood y Hepburn no supieran cantar y bailar, que sí sabían; según dice Nixon, la primera montó en cólera cuando supo que no le doblarían únicamente en los agudos sino que todo lo que había cantado se iba a desechar, o casi todo: en un par de canciones sí escuchamos su voz y Marni se encarga de los tonos más altos, aunque el cambio resulta imperceptible al menos para los profanos. Según cuenta en la entrevista que podréis ver a continuación, Audrey Hepburn, que no quería que la doblasen, tomó clases de canto (en las que Nixon estaba presente) durante todo el rodaje para adaptar su tono a lo que se esperaba e intentó dar muestras de sus progresos para convencer a los productores de que la dejasen cantar. Grabó una de las canciones pero también acabaron descartándola y Marni puso la voz después. Al parecer, Hepburn le dijo a Julie Andrews, que interpretaba a Eliza Doolittle en Broadway, que tendría que haber hecho ella el papel en la película, pero como bien argumenta Nixon, no todos los actores de teatro cumplen las expectativas en la pantalla grande, o eso debieron pensar los productores. Sea como fuere, debió de causar cierta controversia entre el público de la época que otra actriz interpretase un papel que por tradición habría correspondido a Andrews.

A mí Audrey en el papel de Eliza me fascina y creo que fue una elección acertadísima.

Pese el desengaño inicial de las escenas cantadas de María y Eliza (ya decía yo que cantaban muy parecido), tengo que reconocer que Marni Nixon se merecía un hueco en el cartel junto a los nombres de las actrices.

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

En tiempo real

  • RT @punodraws: En contraposición a la utopía socialista de los pitufos existe otra serie infantil que es una oda a la burguesía: FRAGGLE RO… 8 hours ago

En imágenes

A %d blogueros les gusta esto: