//
you're reading...
Japón y yo, Yo, traductora

Supercalifragilístico

Lo siento pero hay cosas que en castellano no se pueden cantar.Sí, en el doblaje, Spain is the best y siempre lo ha sido (bueno, hasta hace unos años: sólo hay que ver El gran Torino, que imagino marcará tendencia). Por mi profesión soy defensora a ultranza del doblaje cuando es bueno, pero los musicales que no me los toquen, que me pongo irritable.

El castellano es para ciertos géneros musicales entre los cuales no se encuentra ni el jazz ni el rock; el pop, tira que te vas y la ópera-rock, ni por asomo. Eso lo sabían muy bien las distribuidoras nacionales cuando optaron por conservar las canciones originales en obras maestras como West Side Story, Cantando bajo la lluvia o Jesucristo Superstar… ¿a quién diablos se le ocurrió traducir las canciones de Sonrisas y Lágrimas y Mary Poppins? Con el inglés que se aprende si las oyes en versión original.

Porque “Do es trato de varón, Re selvático animal” es pa’ darles con la mano abierta. ¿Selvático animal? En fin. Sí, sí, eran para niños, cómo no. Por eso seguimos encontrando versiones horribles con interpretaciones peores en las películas de animación musicales, como El Príncipe de Egipto y otras producciones de ese estilo. Ya sé que es una batalla perdida, el público de aquí quiere cantar en el karaoke en su idioma y no hay nada que hacer me ponga como me ponga.

Tampoco entiendo por qué se adaptan al castellano las versiones teatrales de los clásicos del musical. Entendería que los triunfitos de turno aprendiesen a pronunciar y cantasen, ya que no hay más remedio, en inglés, aunque jamás estarían a la altura de un George Chakiris o una Julie Andrews. Pero… ¿por qué hay que cantar Abba en castellano? Nadie canta a Mecano en inglés.

Con esta postura y un respeto infinito por esos artistas británicos y norteamericanos de escuela, que igual te actúan que te bailan que te cantan (excepto Natalie Wood y Audrey Hepburn, a quienes Marni Nixon dobló, ¡qué desengaño, inocente de mí!), me topé el otro día con Around the universe y menuda decepción me llevé. No hay una sola versión que haga justicia, ni siquiera que aspire a ser la sombra de las canciones originales.

Y lo cierto es que ya no hay musicales en cine aparte de las producciones infantiles y las excentricidades del productor de turno, como Mamma Mia y alguna otra excentricidad con las que nos obsequian directores como Lars von Trier.

¿Es posible que el cine norteamericano esté perdiendo el musical?
¿O es que el teatro ya no ofrece nada que adaptar y hay que quedarse con los clásicos?

Tendré que mirar la cartelera de Broadway, porque si la cosa flojea, voy a ir haciendo acopio de películas de Bollywood y escuchando bien las letras, antes de que empecemos a traducirlas al castellano o a contratar a pelagatos para cantarlas en hindi.

Os dejo con un par de mis inmortales del musical.

Inolvidable numerito de Cantando bajo la lluvia.

West Side Story, aparte de las tópicas y típicas “América” y “María”, ofrece joyas como esta:

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En tiempo real

  • RT @punodraws: En contraposición a la utopía socialista de los pitufos existe otra serie infantil que es una oda a la burguesía: FRAGGLE RO… 8 hours ago

En imágenes

A %d blogueros les gusta esto: