//
you're reading...
Yo, traductora

Ya está bien de generalizar

Mal está que yo lo diga, pero ya está bien: el doblaje mola.

El doblaje, en determinados productos puede quedar bien, ser divertido e ingenioso y cumplir a la perfección con el original, tanto en sentido como en calidad de voces, si se hace bien.

Y el ejemplo que tengo más reciente es la serie de dibujos “Pingüinos de Madagascar”.

Ya no es solo la genialidad de la adaptación en sí, sino visto desde dentro, el estilo del ajuste lo que hace de ese doblaje un texto desternillante y ocurrente. Me maravilla cómo la mente humana puede lograr semejantes recursos bajo tensión (tenemos muy poco tiempo para entregar), teniendo que enfrentarse a problemas como rimar estrofas de una canción en asonante con las vocales “i” y “e” + cantarla para asegurarse de que esté cuadrada en boca + mantener el sentido del original.

O dedicar una hora a desglosar lo que llamamos un ad-lib (cuando muchos personajes habituales hablan a la vez) de 11 personajes para darles a cada uno su tono, su frase graciosa y que durante el doblaje todo fluya con la naturalidad necesaria. Son 3 segundos en la pantalla es una 1 hora de esfuerzo mental y físico (porque amigos míos, nosotros no sólo leemos lo que traducimos, lo actuamos, lo interpretamos).

El trabajo del traductor-adaptador en casos como este es sencillamente una filigrana artesanal y una demostración de ingenio y chispa.

Ya está bien de generalizar sobre el doblaje. Puede ser excelente y, si se hacen las cosas bien y se escoge a un equipo serio que cuide el producto y sepa darle al espectador lo que el original le da al público original, será excelente.

He dicho.

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

En tiempo real

  • RT @punodraws: En contraposición a la utopía socialista de los pitufos existe otra serie infantil que es una oda a la burguesía: FRAGGLE RO… 8 hours ago

En imágenes

A %d blogueros les gusta esto: