//
you're reading...
Divagaciones, Japón y yo, Yo, fan, Yo, traductora

Mi xxxHOLiC

Tenía ganas de contar algo sobre la serie, pero para decir de qué va ya están los blogs especializados. Yo voy a hablar del lenguaje en esta serie y del enfoque de mi traducción.

En mi vida había visto un manga que tuviera un discurso tan estudiado, dentro claro está del manga comercial de fantasía, ya no entro a discutir manga gafapasta, político, o manga-ensayo, que por definición deberían tenerlo.

Dentro del manga “de consumo”, CLAMP es de los pocos autores que utilizan el lenguaje como parte integrante de la historia y como herramienta de caracterización de sus personajes.

Si la historia ya empieza con Yuko citando definiciones del diccionario y poniendo el listón a una altura considerable desde las primeras páginas, en la serie no han dejado de salir personajes que hablan un japonés muy superior al estilo oral de cualquier japonés que esté incluido en el target de la serie. Por eso he llegado a pensar que las autoras lo hacen deliberadamente, quizás para enriquecer a sus lectores (“el que no lo entienda que lo busque y que aprenda”) o para transmitirles la importancia del lenguaje, porque dudo que sólo pretendan epatar al personal con su maestría… oder? Ya se lo preguntaré… en sueños, como Watanuki. Aunque sí es cierto que también le otorgan al lenguaje una función puramente estética… es algo que tiene el japonés gracias al kanji y que nosotros nos perdemos, por mucho que yo intente reproducir la belleza de tal o cual expresión en castellano.

Uno de los grandes desafíos de esta serie es pues lograr reproducir los distintos estilos del original, ya no sólo el tono y el discurso, más o menos culto, más o menos arcaico, etc. sino lograr que, en castellano, el lector lea un bocadillo y sepa quién está hablando.

En el caso de Holic además son personajes que evolucionan a lo largo de la historia y se consolida su personalidad aún más si cabe, por lo tanto no hay que perder de vista los pilares fundamentales de su discurso y su forma de expresarse. Evidentemente la pauta la da el japonés, pero… ¿cuántos manga hemos leído en que todo el mundo habla igual cuando en japonés están bastante diferenciados los estilos orales?

Como Xiaolang que siempre suena decidido o Yuko, que lo sabe todo y sus intervenciones serias tienen carácter prácticamente de verdad universal. Sakura, que pasa de dudar y sugerir tímidamente a endurecerse y expresarse con vehemencia (la progresión se ve en Tsubasa Reservoir Chronicle); Fye con un punto esquivo y a la vez un talante conciliador; o Kurogane, siempre directo al grano y a la porra las sensibilidades de los demás. Y mi preferido, Watanuki, cuya comicidad reside en el contrapunto. Cambia de “humor” muy rápido, y pasa de usar palabras muy medidas, porque es un chico bien educado, a pegar alaridos que, si bien se mantienen en un lenguaje tirando a elevado (para lo que es la juventud de hoy ya en Japón, que cada vez usan un lenguaje más pobre), le dan espontaneidad y un toque histriónico.

Tras 15 años en la traducción de manga, creo que ése es el mayor reto para los traductores. Dotar a cada personaje de un discurso que lo haga inconfundible.

Y tras 15 años esforzándome en que ése sea mi sello y el distintivo de las traducciones made in María Ferrer (que son las mías y las de mi equipo, que ha “crecido” conmigo, en el sentido profesional de la palabra), también he podido comprobar que una de las mayores satisfacciones es ver que los lectores repiten frases míticas que has traducido y colocado en boca de sus personajes favoritos.

Ellos no saben las horas que le has dedicado a esa frase para que quedara redonda, a buscar esa expresión que tuviera el toque pedante justo; el toque insolente exacto; la misma provocación que el original. Ignoran lo que cuesta que la traducción provoque en el lector la misma reacción que el original en el lector japonés.

No tienen ni idea, pero se acuerdan de tu texto y lo relacionan con un personaje y una actitud. Recuerdan frases clave en una serie de cientos de páginas e incluso imitan el típico juego del manzai (tsukkomi y boke) entre Watanuki y Domeki,  repitiendo expresiones y giros que aparecen en la traducción al castellano… y es entonces cuando comprendes que tu esfuerzo ha valido la pena.

La recompensa

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

En tiempo real

  • RT @punodraws: En contraposición a la utopía socialista de los pitufos existe otra serie infantil que es una oda a la burguesía: FRAGGLE RO… 8 hours ago

En imágenes

A %d blogueros les gusta esto: