//
you're reading...
Divagaciones

Tiempo para recordar

Se acaba el año. Un año que ha sido difícil en muchos sentidos, pero que ha traído algunas alegrías.  Un año de luchar con uñas y dientes por sacar adelante el negocio; un año de amistades perdidas y reencontradas; un año que ha dado la bienvenida a mi sobrina Roser. Un año que se ha despedido de personas allegadas.

Un año en el que no ha habido un solo día en el que no me haya acordado de la familia y los amigos que ya no están aquí.

Tantos años intentando aprender a vivir sin ellos, tantos años envidiando en silencio a los que no han perdido a nadie y desconocen el verdadero dolor; tantos años aguantando las lágrimas y aferrándome desesperadamente a lo que me queda de ellos.

Y repitiéndome que la vida sigue. Y esperando que vengan a verme en sueños y deseando que el dolor del recuerdo pase y sólo quede el recuerdo. Idealizado, barnizado, matizado por una pátina de felicidad anaranjada como la luz de Valencia al atardecer.

Y recordando unas líneas que ya utilicé como dedicatoria en mi primer libro.

どんなに前でも
大切な人を失ったことは
いつまでも忘れられないし
いつまでも淋しいものよ。

Por mucho tiempo que haya pasado

La pérdida de un ser querido

jamás se olvida

y la tristeza siempre acompañará su recuerdo.

Feliz Navidad.

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: