//
you're reading...
Yo, fan, Yo, traductora

El manga, veinte años después

Veinte años después de que llegaran a nuestros quioscos los míticos Dragon Ball, Xenon, Alita, Tigre Wong y Drunken Fist, el XVII Salón del Manga de Barcelona ha celebrado la mesa redonda “Evolución del manga y el anime en España”. Este año, Ángel-Manuel Ybañez, uno de los traductores veteranos de Traducciones Imposibles y ex editor manga de Norma Editorial, ha expuesto su recorrido por estas dos décadas, aportando así un soplo de aire fresco a la ya conocida trayectoria de los pesos pesados, los gurús del manga de toda la vida: Óscar Valiente de Norma Editorial, José Luis Puertas, creador del sello Jonu Media y Manu Guerrero, de Selecta-Visión. La mesa contó además con la presencia de Genís Puig como moderador y de Marc Bernabé, también traductor de manga. Ya que no he podido estar presente pese a haber sido, en cierto modo, la instigadora de un acto conmemorativo que reuniera a los pilares del movimiento manga en España, me siento en la obligación de rememorar los viejos tiempos.

Al igual que yo, tanto Óscar como José Luis y Manu empezaron en el lado fan, leyendo tebeos, intercambiando fotocopias de Dragon Ball, cintas de cassette grabadas con música de anime, carteándose con otros aficionados. Los tres crearon sus propios fanzines y revistas y, con los años y mucho tesón, lograron dar el salto al otro lado, el lado profesional. Donde todos queríamos estar. Organizando, decidiendo, difundiendo el manga y el anime, haciendo que fuera posible. Y lo logramos.

Como ya expliqué en el post inaugural, yo empecé colaborando con dibujos en Manganime, el fanzine de Óscar, y en publicaciones de Cómics Forum. Cuando empecé a estudiar traducción surgieron las primeras oportunidades profesionales y así fue como conseguí mis primeros encargos, que llegaron bastante juntos: “RG Veda”, “Buenos presagios” (Good Omens) y “Sandman: El libro de los sueños” (Sandman: The Book of Dreams). A partir de ahí, no diré que todo fue coser y cantar, porque no lo fue, pero sí supuso el pistoletazo de salida para una carrera profesional que ha durado ya 15 años.

¿Cómo acabamos juntándonos todos? En aquella época la gente se carteaba y los aficionados al manga éramos asiduos a las cartas en las que intercambiábamos descubrimientos y recomendaciones. Además poníamos anuncios en los cómics para que otros aficionados nos escribieran. A Óscar le escribí a raíz de un anuncio que puso en Xenon, si no recuerdo mal -y si era otro cómic ya me corregirá- y empecé a colaborar con dibujos en su fanzine. Le conocí en persona durante el XI Salón del Cómic, que trajo consigo un elenco de invitados apabullante y que, cosas de la alocada juventud, no vimos ni de refilón (nos arrepentiremos toda la vida). Unos años después conocí a su grupo de amigos manga de Barcelona: Manu, Titus, Kuki, Núria, Esteban y los demás. Y más adelante conocí a José Luis, aunque llevaba toda la vida en la sala de proyecciones. ¿17 años se pasó llevándola? Creo que sí. Hoy ya no estamos todos y cada uno ha tomado su rumbo, pero fueron unos años preciosos de ilusión, de emprendimiento, de despunte como jóvenes expertos en un campo que en pocos años nos permitiría ganarnos la vida.

En todo este tiempo, hemos sido testigos del auge, declive, segundo auge y entrada en vías de extinción del manga y el anime. Desde el 2008 el panorama es poco halagüeño y no volverá a ser como en nuestra época dorada. Las cosas han cambiado. Pero hoy hay otros frentes abiertos, otros desafíos que nos esperan. Y aunque la industria del manga no volverá a ser  lo que fue, nosotros no hemos cambiado tanto. Nos sigue apasionando lo que hacemos y seguiremos luchando por mantener viva la pasión. Y esos chavales que se juntaban para hacer fanzines y soñaban con trabajar en el mundo del manga en los noventa conservarán para siempre el orgullo de saber que ellos lo hicieron posible.

Titus, con nosotros para siempre

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “El manga, veinte años después

  1. Qué bonito texto, gracias María, qué lástima que no te pudieras unir a la mesa. Nos hubiéramos pasado horas y horas hablando… son tantos recuerdos… Yo me he hecho un lío contando mi trayectoria, saltándome cosas… El más listo ha sido Manu, que se ha llevado una chuleta, jaja

    Realmente pocas veces nos paramos a pensar en lo que logramos. Hoy lo he mencionado de refilón, estamos en un Salón del Manga, 17 años después, y parece que este medio siempre fue así de importante. Pero los primeros años fueron duros, luchando contra corriente. Éramos el patito feo de la industria del cómic. Lo primero que me espetó mi primer jefe, encargado de la librería Norma Comics, en mi primer día de trabajo fue “esto es una moda y va a durar dos días”. Pues llevamos 20.

    Aquello hizo que fuéramos una piña, y creo que fue muy bonito lo que cada uno hizo desde su posición, siempre pensando más con el corazón del fan que del profesional, materializando en los salones las ideas que nos hubiera gustado experimentar a nosotros como lectores. No le dedicamos muchas horas, le dedicamos nuestra vida.

    El manga, como mercado, ha pasado por momentos mejores y peores. Ahora nos encontramos en un momento difícil en cuanto a las ventas, pero dulce en cuanto a la pasión que sigue habiendo por el manga y el anime. Solo había que (intentar) pasear el sábado por el Salón para percatarse de ello. Aún es pronto para calibrar el efecto que Internet ha tenido y está teniendo en el mercado, pero yo soy optimista y pienso que ha sido bueno, y será mejor en el futuro. Internet mantiene viva la llama de la pasión por el manga entre todos aquellos otakus que, lamentablemente, no tienen los recursos para adquirir las ediciones. Al menos están ahí, vienen, participan… y estoy seguro de que si aguantamos, somos fuertes y hacemos bien nuestro trabajo, más adelante sabrán correspondernos.

    Me gusta ver desde el otro lado de la barrera a los jóvenes otakus. Se acercan con su manga en la mano, temblorosos por la emoción, para que el mangaka al que admiran les haga una dedicatoria. Los ojos les brillan. Y todos nosotros nos reflejamos en ellos. No hemos cambiado tanto, es verdad.

    Publicado por Óscar Valiente Norma Editorial | 1 noviembre, 2011, 22:21
  2. La canción es perfecta, gracias. ^^

    Publicado por Pedro Vallespin Nonell | 2 noviembre, 2011, 1:33
  3. Excelente y emotivo post. Cuando el rigor y el estusiasmo se unen a partes iguales en una persona, en un trabajo o en un proyecto dejan de tener importancia las modas y las tendencias del mercadeo. Da lo mismo si se trata de manga como si se trata de física cuántica. Se trata, en el fondo, de trabajo bien hecho, con pasión y con respeto. Fantástica labor María Ferrer, fantástica labor Traducciones imposibles… que ya ha creado escuela y estilo.

    Publicado por jbaulo | 2 noviembre, 2011, 1:47
  4. sobre las fotocopias de SonGoku (como decíamos en Galicia), una viñeta de La vida antes de internet: http://eiza1980.blogspot.com.es/2011/12/lbi-life-before-internet-3-fotocopias.html

    Publicado por eiza (Jaime) | 22 abril, 2013, 12:14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: